jueves, 28 de abril de 2011

LA ESPERA

Diez u once personas, todas ellas con rostro serio. Sentados en filas como en una escuela. Sale una persona con bata blanca, y dice un nombre, todos nos vemos, los unos a los otros, con cara de interrogación. De pronto se levanta una señora, que debía de estarse preguntando si era su nombre el escuchado. Se dirige a la puerta verde donde espera la enfermera, dice su apellido, la otra siente con la cabeza y ambas cierran la puerta tras de si. Aparecen dos nuevas personas, una en una silla, con cara doliente y la otra conduciendo el artefacto. Al llegar, como es costumbre, preguntan quién es el último, y, también como siempre, nos miramos todos, hasta que una dice que es ella y todos asentimos con la cabeza. Así va pasando el tiempo en el que cada cual con sus problemas y cuitas, esperamos nuestro turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario